4º) Evangelio de Juan
(E. Juan)

Solemos recomendar leer este evangelio a los recién convertidos debido a que es claro en su exposición. Siempre recuerdo cómo nuestro primer pastor (Juan Waris) nos pedía esto para los recién convertidos. Sin embargo, también es importante para nosotros, los que llevamos tiempo en el Señor, por lo tanto no creas que perderás el tiempo estudiando este libro sin descubrir nada que ya sepas, profundizar en la obra de Juan te abrirá una nueva forma de entender su evangelio y lo que nos quiso trasmitir.

Morris decía algo que ya habíamos apuntado nosotros al elaborar esta materia, que el evangelio de Juan es como el gran río del que nos habló el profeta Ezequiel (Ez. 47): A él puedes ir a refrescarte, saciar tu sed, y mojarte los pies, pero también puedes navegar por toda su amplitud y bucear en su gran profundidad; en este río se encuentra la vida de Dios.